Trastornos de ansiedad y otros trastornos

El conocer las causas o efectos de un trastorno de ansiedad
es muy útil para comprender mejor el cuadro de ansiedad
actual y encontrar así un tratamiento más adecuado.

Pensar que los trastornos de ansiedad operan de forma aislada e independiente unos de otros es un error frecuente. La clasificación que se ha establecido tiende a la simplificación, lo cual crea una distorsión de la verdadera realidad que vive la persona afectada.


Las respuestas de ansiedad del ser humano tienden a ser complejas y abarcar una extensa gama de variabilidad, lo que hace que cada caso sea peculiar y único. Un trastorno de ansiedad, por ejemplo, podría estar asociado a una depresión, a un trastorno de personalidad o a una hipocondría. Todas estas afecciones tienen en común la ansiedad, tal como ocurre en la mayoría de los pacientes, y tienden a confundirse con el trastorno principal.

Más de tres cuartas partes de los casos de trastornos de ansiedad se han diagnosticado con otro trastorno de ansiedad o de depresión (Craske, 1999). Este fenómeno puede tener varias explicaciones, una de ellas es el solapamiento en los criterios de diagnóstico, otra, el que un trastorno sea causa (o efecto) del otro. Sea como sea, las probabilidades de compartir predisposiciones o vulnerabilidades son altas, como ocurre con el consumo de sustancias y los trastornos de la personalidad. Un individuo que tiene problemas de alcoholismo es más propenso a sufrir un trastorno de ansiedad que otro que no lo tiene, o viceversa. De igual forma, el problema de alcoholismo puede deberse a la aparición del trastorno de ansiedad y viceversa.

El hecho de saber que los trastornos de ansiedad ocurren ya sea por causa o efecto de otro trastorno de ansiedad, depresión o personalidad resulta de gran ayuda para comprender mejor el cuadro de ansiedad que se vive actualmente. Esto da una buena orientación a los clínicos sobre cuál y cómo deberá llevarse el tratamiento, así como poder establecer un pronostico confiable del problema en sí.

Fuente:

Craske, M.G. (1999) Anxiety disorders. Psychological approaches to theory and treatment. Boulder, CO: Westview.

Regier, D.A.; Rae, D.S; Narrow, W.E. y otros (1998). Prevalence of anxiety disorders and their comorbidity with mood and addictive disorders. Br. J. Psychiatry, 173, 24-28.

No hay comentarios:

Publicar un comentario