Trastorno de ansiedad por separación: Síntomas y características

Al quedarse solo en la escuela, un niño puede mostrarse
preocupado por si van a volver sus padres o no
La ansiedad a la separación no puede considerarse en sí misma como un trastorno mental. Este tipo de ansiedad es normal en las etapas de desarrollo del niño(a), y juega un papel importante en la función adaptativa. Incluso, se ha observado en algunas especies de animales. Tampoco es exclusiva de los niños, ya que se ha comprobado que aparece también en algunos adultos.

No obstante, estos síntomas pueden volverse críticos y tornarse un problema para la consecución de metas y un desarrollo normal. Entonces es cuando hablamos de un fracaso en la superación de la etapa normal de separación entre la cría y sus progenitores.


El trastorno de angustia o la agorafobia se han relacionado estrechamente con este trastorno de separación debido a las características que presentan. Incluso, se ha relacionado el problema a una especie de trastorno de angustia infantil.

Criterios de diagnóstico

El trastorno de ansiedad por separación se manifiesta en la presencia de una ansiedad excesiva durante al menos cuatro semanas y tres o más de los siguientes síntomas (NOTA: si cumples con los criterios te aconsejamos buscar ayuda profesional):

  • Preocupación no realista o exagerada por las dificultades que podrían aparecer por la separación de la figura de apego.
  • Oposición constante a permanecer sin compañía en casa o en la escuela.
  • Oposición constante a dormir solo(a) o fuera de casa.
  • Pesadillas recurrentes relacionadas con la separación
  • Quejas físicas repetidas anticipatorias o durante la misma separación (eje, dolores de cabeza, abdominales, nausea o vómito)

Algunos de estos síntomas también pueden aparecer cuando la separación sea tan sólo temporal.

Una actitud de rechazo o marcado enojo por ir a la escuela puede tomarse también como síntoma característico. El niño o la niña puede, en este caso, expresarse con quejas estomacales, de enfermedad, rabietas o incluso un sentimiento de terror. Pide constantemente dormir con los padres, o rechazar actividades que impliquen separación como ir con los amigos, a una fiesta de cumpleaños o a una excursión, etc.

Al momento de quedarse solo, por ejemplo en la escuela, puede preguntar constantemente por sus padres o mostrarse preocupado por qué les va a pasar o si van a volver a casa. A diferencia de la fobia a la escuela, el niño manifiesta un temor primario al acto de separación, además su temor se extiende a otras áreas no relacionadas con la escuela.

Tratamiento

La primera opción a tomar en cuenta para el tratamiento del trastorno de ansiedad por separación es la Terapia cognitivo-conductual. Se aconseja buscar otra alternativa en caso no se vean progresos en los primeros meses de tratamiento.

La orientación e instrucción familiar (padres, hermanos, etc.) es relevante, tomando en cuenta que aquella conforma el ambiente principal y del cual depende mucho la función psicológica del niño(a). Las familias disfuncionales son fuente de alimento a este tipo de trastornos.


REFERENCIAS:
Fischer, D.J., Himle, J.A. & Thyer, B.A. (1999). Separation anxiety disorder. En R.T. Ammerman, M. Hersen y C.G. Last (Edits), Handbook of prescriptive treatments for children and adolescents. 2da., ed. Boston: Allyn and Bacon.

No hay comentarios:

Publicar un comentario